jueves, 7 de marzo de 2013

Ofrecen 10 mil dólares a madre de alquiler para que aborte tras saber problemas del bebé


(CNN) – El caso de una madre de alquiler que recibió una oferta de 10.000 dólares para abortar conmociona a los Estados Unidos.
Ofrecen 10 mil dólares a madre de alquiler para que aborte tras saber problemas del bebé
Crystal Kelley, quien alquiló su vientre para gestar a un bebé rechazó la propuesta que le hicieron los padres genéticos de la niña cuando descubrieron que tenía complicaciones en el corazón, una anormalidad en el cerebro y otros problemas médicos.
Kelley se entusiasmó cuando una pareja la contactó para ser madre subrogada. Con una situación económica angustiante a cuestas, necesitaba los 22 mil dólares. El matrimonio que la contrató también estaba exultante: la madre ya no podía tener hijos y ambos buscaban con insistencia a alguien que los ayudara a tener una niña.
Las maternidades subrogadas suelen tener un final feliz. Esta, sin embargo, incluyó disputas judiciales, un viaje secreto a otro estado y la búsqueda desesperada  de una familia para un bebé frágil.
La pareja había concebido a sus hijos a través de fecundación in vitro y conservaba aún dos embriones congelados. La implantación en el útero de Kelley se realizó en octubre de 2011 y a los pocos días la mujer supo que estaba embarazada. Pronto sabría que sería una niña. El matrimonio siguió con atención y cuidado el embarazo y ayudó a Kelley en todo momento. “Ella me dijo que estaría pendiente de todo porque sería una parte de sus vidas para siempre”, recuerda Kelley.
Sin embargo, las ecografías promediando el embarazo mostraron que el bebé tenía varias complicaciones de salud. El labio leporino, el paladar hendido, un quiste en el cerebro y defectos cardíacos indicaban que las posibilidades de que la niña viviera una vida normal eran menores al 25 por ciento.
En el Hospital Hartford en el estado de Connecticut, los padres, desconsolados, le pidieron a Kelly que abortara al bebé. “Les dije que no podía hacerlo. Yo era la que sentía sus patadas, sus movimientos. Era una luchadora y yo iba a luchar por ella”, dice Kelley.
Pero los padres intercedieron. Genéticamente, el bebé era de ellos y Kelley solo lo estaba gestando. La pareja decía que no quería traer al mundo a un bebé solo para que sufriera y le pidieron a la madre subrogada que tuviera piedad y que lo dejara ir. Luego, a través de la agencia de alquiler de vientres, los padres dijeron que le pagarían a Kelley 10 mil dólares para que abortara. En un momento de debilidad, asegura la madre soltera, les dijo que por 15 mil dólares consideraría interrumpir el embarazo. El matrimonio rechazó su pedido.
De todas formas, Kelly dice que rápidamente lamentó haber solicitado el dinero extra. En el fondo sabía que nunca podría llegar a abortar.
Legalmente, no podían obligar a Kelley a tomar esa medida. Entonces le dijeron que al nacer el bebé, lo abandonarían y quedaría bajo la tutela del estado. “No podía permitir que se convirtiera en uno de esos niños discapacitados que son olvidados y se pierden en el sistema”, evoca.
Kelley optó por una decisión audaz: sin avisarle a los padres, abandonó embarazada el estado. Cargó su auto con lo que pudo, se llevó a sus hijos y viajó durante dos días hasta llegar a Michigan, donde pasó los últimos meses del embarazo. Según la legislación de Michigan, Kelley sería la madre del bebé. Allí se internó en el Hospital de Niños C.S. Mott de la Universidad de Michigan, que cuenta con uno de los mejores programas pediátricos del país.
Faltaba determinar si se quedaría con la niña luego del parto. Madre soltera, sin trabajo y sin un lugar permanente para vivir, decidió que no era la persona indicada para criarla.
Con dolor, Kelley optó por una pareja que la había apoyado emocionalmente y ayudado en el viaje a Michigan. El bebé tendría un hogar.
La niña nació en junio pasado con un peso de tres kilogramos pero no respiraba y su ritmo cardíaco era muy bajo. Los pediatras actuaron con solvencia y el bebé se recuperó.
El nombre de Kelley figura hoy en la partida de nacimiento. El espacio del padre está vacío.
Además del labio leporino, el paladar hendido y una oreja deforme, la niña tiene graves problemas cerebrales y cardíacos. Necesitará varias cirugías arriesgadas para sobrevivir. Pero en varios sentidos, se ha desarrollado como cualquier otro bebé. Sonríe, balbucea y se divierte con juguetes.

FUENTE: CNN en español 

martes, 29 de enero de 2013

La madre de Justin Bieber produce un cortometraje en apoyo a las mujeres abandonadas al aborto

Pattie Malette, la madre del cantante pop canadiense Justin Bieber, está produciendo un cortometraje provida enfocado a dar ánimo a las mujeres embarazadas que se encuentran en situación de vulnerabilidad y piensan en recurrir a un aborto. Con la cinta, Malette espera recaudar 10 millones de dólares para diversos centros materno-infantiles alrededor del mundo. 

La madre de Bieber, que dio a luz cuando tenía 18 años al famoso cantante juvenil, es la productora del filme "Crescendo", que se estrenará el próximo 28 de febrero. La canadiense, de 37 años, señaló que espera que su participación en "Crescendo" aliente a las jóvenes mujeres de todo el mundo “para que sepan que tienen un lugar donde ir, gente que las cuidará y un hogar seguro donde vivir si quedan embarazadas y creen que no hay lugar adonde acudir". 

Malette ha escrito y hablado extensamente sobre la adicción a las drogas y la vida desordenada que llevaba antes de quedar embarazada de Justin. A los 14 años comenzó a consumir marihuana, LSD y alcohol, y a los 15 conoció a Jeremy, el padre del conocido cantante. Al año siguiente dejó su casa y se vio obligada a mantenerse con pequeños robos y la venta de drogas. 

A los 17 intentó suicidarse arrojándose frente a un camión. En el hospital en el que fue atendida se convirtió al cristianismo. En una entrevista en Today Show en septiembre de 2012, Malette se refirió al embarazo adolescente y a su lucha personal como madre. Recordó además que muchos a su alrededor la presionaron para que se sometiera a un aborto, aunque ella siempre rechazó esa idea. 

Ya como madre soltera (Jeremy se separó de ella 10 meses después del nacimiento de Justin) Malette trabajó en varios oficios a tiempo parcial. Como no se había podido graduar, una vecina cuidó del pequeño durante un año para que volviera a la escuela. Luego en la universidad estudió, con una beca, diseño gráfico. 

A través de su experiencia y con su testimonio, la madre de Justin Bieber quiere hacer ver a las jóvenes que están en una situación como la que ella vivió hace casi dos décadas que sí existen personas e instituciones que las pueden ayudar.+


FUENTE: AICA

viernes, 7 de diciembre de 2012

Carta abierta a Mendoza de Pablo Gaete sobre aborto no punible

Al pueblo de Mendoza y sus representantes:
Me gustaría recordarle al pueblo de Mendoza el caso “Sánchez, Elvira Berta c/Mº J y DD HH - art. 6 ley 24.411 (RESOL 409/01)” 22-05-2007 (T. 330, P. 2304): la Dra. Elena I. Highton de Nolasco (Ud.) se expidió de este modo:
“El derecho a la vida es el primer derecho natural de la persona humana, preexistente a toda legislación positiva, y resulta garantizado por la Constitución Nacional, derecho presente desde el momento de la concepción, reafirmado con la incorporación de tratados internacionales con jerarquía constitucional”.
Ante el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación acerca del fallo que sentaría jurisprudencia y podría ampliar los casos de aborto "no punibles" me veo en la necesidad de alertar a todos que se estaría avanzando en decisiones a nivel jurídico y político que alejan aún más de la ayuda a las víctimas de violación: la madre, que es sometida a otro trauma aún mayor, como la muerte de un hijo, y el niño o la niña por nacer, que son desechados sin miramientos.
NI VICTIMAS DE VIOLACIÓN NI VÍCTIMAS DE ABORTO.
No solo es preocupante el proceder del máximo tribunal de justicia de la Nación, sino sobre todo la errónea visión que se está difundiendo sobre las consecuencias psicológicas que sufre una mujer víctima de una violación. Claramente, el aborto es una agresión, no una ayuda a la mujer violada.
Para quienes trabajan de cerca con instituciones que brindan ayuda a las mujeres embarazadas víctimas de violación, como el Frente Joven, es muy importante la comprensión de la situación de las víctimas. Las mujeres violadas requieren ayuda, y la facilitación de la práctica abortista atenta contra la asistencia necesaria. Parte de la protección es evitar el drama del aborto por medio de la contención psicológica, material y sanitaria. No podemos agregar un mal a otro mal, por medio de la eliminación de un ser humano.
La manipulación mediática de los casos de violación, a través de una búsqueda de sensibilizar a la sociedad para legitimar el aborto, ignora el aporte de la psicología, que advierte que no se puede solucionar un trauma con uno aún mayor; asimismo, la experiencia de las mujeres que encuentran en el hecho mismo de tener a su hijo, fruto de la violación, un acto de amor que le permite sanar la herida, y escapar de la espiral de violencia perpetrada por el violador. La mujer que da a luz, se comprende no ya como una persona ultrajada, sino como una persona valiosa, superior a su victimario, capaz de dar vida y dar amor.
La postura muy difundida de que el aborto es una respuesta válida para la víctima de violación desconoce los casos concretos y la opinión de los expertos que trabajan en el campo y día a día con la problemática. Además de sostener el sistema de sometimiento de los violadores (pues el niño y la niña por nacer ponen en evidencia el delito), abortar sin más es también ocultar la tragedia de la violación, que suele muchas veces acontecer en los círculos sociales cercanos.  Esta interpretación de la ley, en la práctica, lejos de quitar el drama de las mujeres violadas, favorece al violador, dejando su delito en segundo plano, sin necesidad legal de punirlo.
La verdadera respuesta a la tragedia de la violación está en la ayuda social, psicológica y médica a las víctimas. Recordamos el caso publicado en La Nación[1] con fecha del 3 de marzo del corriente: la ayuda y el acompañamiento salvaron la vida de la hija y la madre. A través de un caso ejemplar, se manifiesta una dura realidad: muchas madres están solas porque en general fueron abandonadas por su entorno íntimo. Y son muchas las instituciones que al desamparo del estado y los medios, dan soluciones reales a esta tragedia. Con este fallo, el desamparo por parte del Estado sería aún mayor.
Si esta visión inhumana que desestima la ciencia y la experiencia concreta se proyecta de la Corte hacia el país, estaría creando un terrible precedente discriminatorio en el derecho argentino y la legislación mendocinala creación de dos categorías de personas, las deseadas, a las cuales les asisten todos sus derechos, y las no deseadas, que, al no tener siquiera derecho a la vida, no pueden tener ningún otro derecho.
Desde el año 1994, en que se reformó la Constitución y se incorporaron con rango cconstitucional los tratados de Derechos Humanos, el art. 86 en cuestión pasó a ser sencillamente anticonstitucional, ya que establece excepciones a la vida que están expresamente prohibidas por normas de orden superior (Constitución y Tratados Internacionales de DDHH).
Lo cierto es que el aborto es una nueva forma de violencia contra la mujer y un signo de deshumanización de la sociedad. La mayoría de las mujeres abortan por presión social, violencia o maltrato psicológico. Promover el aborto no es ayudar a la mujer sino perpetuar la violencia hacia ella. El proyecto es una cuestión política que agrava la situación de las víctimas al desmotivar la denuncia y obligarlas a volver sin apoyo estatal al entorno familiar, donde ocurren el 80% de los abusos - según organizaciones como la Asociación de Víctimas de Violación (AVIVI)-.
Frente Joven, como tantas otras instituciones, procura una verdadera respuesta al drama de violencia hacia la mujer. Una sociedad democrática debe ofrecer soluciones amparadas en una visión humanitaria, sobre todo ante la cada vez más inhumana situación social que estamos viviendo. En este y en todo caso, el aborto destruye una madre y mata un hijo. Deja una herida en la mujer para toda la vida. Hay una madre y un hijo que proteger. La solución no tiene opción, es un deber de la sociedad: Para proteger a la madre, hay que salvar a las dos vidas.
Pablo Gaete Frente Joven Mendoza D.N.I. 34.127.270
Carta original publicada en el diario online MDZ: